google analytics

1.5.11

Consejos para empezar en Serigrafía

Ante la llegada de la impresión digital, la serigrafía ha tenido que librar diversos obstáculos para ofrecer a los consumidores un producto de alta calidad que pueda competir en el mercado. La evolución de las técnicas, el equipo y los materiales utilizados en esta forma de impresión, apuntan más que nunca hacia la obtención de resultados óptimos.
El proceso para conseguir resultados óptimos en la serigrafía está sujeto a dos variables principales.
La primera se deriva del equipo y los materiales utilizados, desde la selección de la malla hasta el uso de las emulsiones, lo cual debe estar ligado a los requerimientos de la imagen a imprimir.
La segunda depende directamente de los conocimientos del serigrafista y su capacidad para identificar las exigencias de cada trabajo.

Algunos puntos clave que los serigrafistas deben tomar en cuenta para conseguir trabajos de alta calidad son:

La imagen
El proceso creativo es, sin duda, la primera clave para la elaboración de un producto de calidad. Los diseñadores involucrados deben cuidar todos los aspectos concernientes a la imagen antes de enviarla al taller. Dicha imagen es elaborada frecuentemente en
Illustrator o Photoshop, prestando especial atención en los puntos por pulgada (dpi) contenidos. La baja o alta definición determina en gran medida la actuación de las tintas.

Selección de la malla
Uno de los principales errores de los serigrafistas reside en la selección de la malla, ya que no cuentan con los conocimientos para diferenciar las telas utilizadas. Existen en el mercado alrededor de 300 mallas diferentes, por lo que es importante que el serigrafista posea los conocimientos suficientes para elegir la malla adecuada para cada trabajo.
La elección del tejido a utilizar se determina a partir de la imagen y el número de tintas empleadas en la impresión, por lo que la hilatura por centímetro es la principal característica que debe tomarse en cuenta. El número de hilos y su grosor (medido en micras) son factores indispensables para evitar la aparición del efecto moiré, que es un error dentro de la imagen derivado frecuentemente por una incorrecta elección de la malla.

El marco
Aún con la malla adecuada, los resultados óptimos en una impresión serigráfica sólo pueden conseguirse utilizando el marco apropiado. La tensión que debe lograrse en las telas es de vital importancia para la impresión de las tintas, por lo que la rigidez y el peso son factores indispensables a tomar en cuenta.
Los marcos autotensables de aluminio se presentan como una gran alternativa para los serigrafistas profesionales. Los hay de diferentes tamaños y ofrecen un tensado de hasta 30 kg/cm. El mecanismo empleado puede ser a base de barras de flotación o rotación, ajustándolo por medio de tuercas que a su vez hacen girar dichas barras en las que se va enrollando la malla.

Las tintas
El hecho de poder imprimir en prácticamente cualquier superficie dota a la serigrafía de una característica inigualable: la versatilidad. Esto no sólo abre un mundo de posibilidades en el mercado, sino que expande ampliamente la selección de tintas en los trabajos a realizarse.
Desde hace algunos años, la serigrafía ha ido desechando las tintas base solvente para abocarse a la aplicación de tintas UV, que han traído grandes ventajas en el sentido de que al no tener solventes no generan problemas en la malla, no se tapan ni se secan. También mejoran la calidad de la resolución en los tonos. Otro tipo de tintas que se usan son aquellas a base de resinas, como la tinta alquidálica y la tinta epóxica, ambas con un alto brillo, excelente resistencia orgánica y adherencia a sustratos difíciles. La compatibilidad con los sustratos es esencial en la impresión de imágenes, por lo que la selección de tintas es determinante para obtener buenos resultados.

Selección de emulsiones
Los resultados óptimos en impresiones serigráficas dependen en gran medida de la emulsión que se emplee. El uso del bicromato potásico sigue siendo una práctica común entre los impresores, lo cual no sólo es alarmante por la característica tóxica de esta sustancia, sino también por los malos resultados que se consiguen.
Otras opciones que garantizan alta calidad en el trabajo son las emulsiones al diazo y las emulsiones fotopolímeras, con las cuales con 2 micras de emulsión se pueden realizar líneas largas de 0.02 mm, y en líneas cortas y puntos se pueden conseguir 0.04 mm.

Medios tonos
Un trabajo de gran precisión para la serigrafía sigue siendo la obtención de medios tonos en las impresiones. La correcta selección de la malla es clave para obtener resultados óptimos en los medios tonos. Si bien todas las mallas son ideales en la impresión de medios tonos, la diferencia radica en la elección según requiera el positivo entregado al impresor. Por ejemplo, si se le entrega un positivo de 40 líneas por pulgada, el impresor debe procesarlo con una malla de 62 hilos por centímetro. Si se le da un conteo de medio tono que está hecho a 100 líneas, debe procesarlo con una malla de 165 hilos por centímetro, con diámetro de hilo de 67 líneas.

El equipo
Aunque persiste un gran número de negocios que hacen de la serigrafía una práctica “artesanal”, en los talleres profesionales la obtención del equipo apropiado es una necesidad que garantiza el correcto desempeño del trabajo de los impresores.
Podemos encontrar pulpos que van desde dos hasta ocho tintas, los cuales deben facilitar el trabajo del impresor y permitir un manejo eficiente al momento de imprimir las imágenes.

No hay comentarios.: